Entradas

Proveedores de recuerdos

Imagen
En “Los hermanos Karamazov”, Dostoievski, al final de su obra, pone en boca del pequeño de los hermanos, Alioscha, las siguientes palabras: “Sabed que no hay nada más noble, más fuerte, más bueno, más sano y más útil en la vida que un buen recuerdo, sobre todo si procede de la infancia, de la casa paterna. (…) un recuerdo santo conservado desde la infancia, es quizás la mejor educación. Si se hace provisión de tales recuerdos para toda la vida, se está definitivamente salvado. E incluso si no conservamos en el corazón más que un buen recuerdo, puede servir un día para salvarnos.” Aunque el discurso de Alioscha va dirigido a niños, bien valen estas palabras para que los padres reflexionemos sobre ellas. Forma parte de la misión de los padres ser proveedores de buenos recuerdos. Deberíamos preguntarnos qué recuerdos de infancia hemos dejado, o estamos dejando en nuestros hijos,   y cuales les servirán positivamente   para cuando sean mayores. Plantearnos si sabemos darles

Cuento de Navidad: Salirse del guion.

Imagen
En el día de San Esteban, cuando nos reunimos todos, mi hijo José María nos regaló esta bonita historia En nuestra tierra tenemos una representación del misterio de Navidad, “Els Pastorets” (Los Pastorcillos), y forma parte de nuestra tradición irla a ver con toda la familia durante los días de Navidad. También en otros lugares se representa la misma historia con otros nombres y con su propio talante. La historia que os presentamos transcurre en un pequeño pueblo italiano de los Apeninos. No recuerdo el nombre de este pueblo, pero es de este tipo de poblaciones donde todos se conocen a la perfección. Nuestro protagonista es Guillermo (para hacerlo más cercano ponemos el nombre en castellano). El chico tiene unos quince años y su peculiaridad es su discapacidad mental, muy por debajo de la media. Es de las personas más queridas del pueblo. No va a la escuela y trabaja de ayudante del carpintero. Hay que estar siempre encima de él para que no haga ninguna trastada, si

La Navidad para la família

Imagen
La Navidad es para la familia una fuente inagotable de enseñanzas que debemos saber valorar y aprovechar. Para los cristianos el pesebre no es un objeto decorativo en nuestros hogares o un juguete para los niños, sino un lugar privilegiado donde podemos aprender la sencillez, la humildad, el desprendimiento, la entrega, la alegría, la generosidad, la paz, la estimación profunda. Todos ellos, aspectos imprescindibles para que el ámbito familiar ejerza la fundamental tarea educativa que le corresponde. Pero la Navidad se repite cada año con algunas características similares a las que sucedieron hace unos dos mil años. Entonces, no hubo lugar para el nacimiento del niño Jesús ni en las casas de Belén ni en la posada donde José fue a pedir refugio. Hoy, puede que también en algunos hogares, llenas de árboles luminosos, de papa Noel, y de serpentinas de purpurina, no haya tampoco un lugar para la verdadera Navidad. El gran protagonista de la Navidad ya tuvo que refugiarse una v

Familia: 21 - Corazón de la sociedad

Imagen
Dos ideas permiten definir la familia como corazón de la sociedad. La primera porque, como el corazón en el organismo, la familia hace llegar su latido y su ritmo a toda la sociedad, llenando de vida todas las instituciones y organizaciones que se dan. Podríamos decir que la sociedad y sus instituciones son lo que sus familias son, porque la familia es el ámbito vital por excelencia. Y lo es porque su función no se limita a una específica, como podría ser el estudio, el trabajo, la diversión, los derechos y deberes cívicos,... sino que englobándolas de alguna manera todas, su función es la vida en su sentido más amplio: vivimos y aprendemos a vivir en la familia. De ahí la importancia y trascendencia de su misión y la repercusión en todos los demás ámbitos específicos de la sociedad, y, también, la importancia de que las familias se conserven bien de salud y sean lo que deben ser. Proteger la familia se reforzar la sociedad. La segunda idea está relacionada con el sent

Familia: 20 - La democracia más pequeña

Imagen
Utilizando la definición más clásica de democracia: gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo; a la familia, la democracia significará el gobierno de la familia, por la familia y para la familia. Pero, la familia necesita gobierno? Como toda comunidad que tiene un objetivo y una misión a realizar, sus acciones deben orientarse hacia su cumplimiento. La familia es una comunidad de personas de orden natural, unidas por el amor y que tiene como fin lograr que todos sus miembros crezcan hacia la madurez y mejoren como personas. El gobierno de la familia debe posibilitar el logro de este objetivo, guiándola y dirigiéndola hacia él. ¿Cómo debe hacerse esto? Cuidando el ambiente familiar y creando un clima de afecto, confianza, comprensión y alegría que facilite esta mejora personal. La forma como se organiza la familia: horarios, costumbres, convivencia, reparto de tareas, vacaciones, etcétera, debe estar al servicio de este objetivo. La vida familiar n

Padres: 16 - El placer de la lectura

Imagen
Ante la avalancha de imágenes a las que están sometidos nuestros hijos, conviene plantearnos seriamente cómo les despertamos el gusto por la lectura. Encontrar el placer de la lectura, no sólo es un divertimento sino también un medio eficaz en el desarrollo positivo de su personalidad. La lectura promueve unas actitudes determinadas. Como supone más esfuerzo que el que requiere la televisión u otras pantallas, ejercita mejor la capacidad de reflexión y permite retener mejor todos sus contenidos y valorarlos. Un buen libro ofrece ideas y éstas proporcionan ideales que ordenan la voluntad a conseguirlos. La lectura proporciona, además, un enriquecimiento del vocabulario y del lenguaje oral y escrito que es un vehículo de transmisión cultural fundamental. La adquisición del hábito de la lectura con los que le son inherentes: expresión oral y escrita, capacidad de comprensión, de análisis, de discernimiento, interés por conocer,... incide de forma clara en la capacidad de estu

Infancia: 11 - Había una vez...

Imagen
El relato de cuentos, tradicionales o inventados, es una herramienta educativa importante: en la escuela y en el ámbito familiar. Lo es, especialmente, cuando el  niño/a tiene entre dos y seis años, aunque, adecuando la forma y el estilo, el relato de historias puede tener, también, interés para los mayores. La tradición cultural de contar cuentos en el hogar corre el peligro de desaparecer. La falta de tiempo o de ratos comunes, la presencia de la televisión y otras pantallas, y el hecho de que los abuelos no convivan con los nietos son, entre otras, algunas de las razones. Deberíamos ser conscientes de las ventajas educativas de esta actividad y utilizarla más a menudo. ¿Cuáles son estas ventajas? Podríamos dar algunas: -Aprender palabras. Mediante el cuento el niño/a aprende vocabulario y expresión oral. La palabra será para él un medio de comunicación, de información y de afectos, absolutamente necesario. -Desarrollar la imaginación. El cuento estimula la