Libertad, educación moral y virtudes

El Papa Francisco en el punto 267 del capítulo 7º: “fortalecer la educación de los hijos”, de la exhortación apostólica “Amoris Laetitia” nos relaciona la educación moral con la libertad:

“La libertad es algo grandioso, pero podemos echarla a perder. La educación moral es un cultivo de la libertad a través de propuestas, motivaciones, aplicaciones prácticas, estímulos, premios, ejemplos, modelos, símbolos, reflexiones, exhortaciones, revisiones del modo de actuar y diálogos que ayuden a las personas a desarrollar esos principios interiores estables que mueven a obrar espontáneamente el bien. La virtud es una convicción que se ha trasformado en un principio interno y estable del obrar.”

El Papa Francisco da una gran importancia a la educación de hábitos y costumbres que se traducen en comportamientos buenos y permanentes (virtudes), con los que se interiorizan los grandes valores que nos harán verdaderamente libres. La adquisición de virtudes nos hace libres para obrar el bien.

En un punto anterior, el 266, nos dice:

“Es necesario desarrollar hábitos. También las costumbres adquiridas desde niños tienen una función positiva, ayudando a que los grandes valores interiorizados se traduzcan en comportamientos externos sanos y estables.”

Nos está hablando de virtudes, de la habituación práctica que suponen estos hábitos operativos buenos que se convierten en un modo  de hacer bueno y estable.

En este mismo punto 266 explica la necesidad de esta habituación práctica: 

“Alguien puede tener sentimientos sociables y una buena disposición hacia los demás, pero si durante mucho tiempo no se ha habituado por la insistencia de los mayores a decir « por favor », « permiso », « gracias », su buena disposición interior no se traducirá fácilmente en estas expresiones.”

Con estas palabras claves, a utilizar frecuentemente en la vida familiar, nos hace ver como la adquisición de virtudes se basa en la insistencia en las múltiples situaciones ordinarias de la vida diaria. Los padres han de tener claro que educan fundamentalmente en las cosas pequeñas, en los detalles del día a día. Es donde nos jugamos la educación y la felicidad de nuestros hijos. Además, han de enseñar a querer y apetecer el bien por encima de cosas como el placer, el poder, la comodidad, el éxito,…

Esta es la doble tarea de los padres para la correcta educación de la voluntad, como lo resume el Papa Francisco en el punto 264: “La tarea de los padres incluye una educación de la voluntad y un desarrollo de hábitos buenos e inclinaciones afectivas a favor del bien.”

I en el punto 266: “El fortalecimiento de la voluntad y la repetición de determinadas acciones construyen la conducta moral, y sin la repetición consciente, libre y valorada de determinados comportamientos buenos no se termina de educar dicha conducta. Las motivaciones, o el atractivo que sentimos hacia determinado valor, no se convierten en una virtud sin esos actos adecuadamente motivados.”

I acaba el punto 267 con estas palabras:

“La vida virtuosa, por lo tanto, construye la libertad, la fortalece y la educa, evitando que la persona se vuelva esclava de inclinaciones compulsivas deshumanizantes y antisociales. Porque la misma dignidad humana exige que cada uno actúe según una elección consciente y libre, es decir, movido e inducido personalmente desde dentro.” 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Objetivos: 7 - El valor de la amistad en los hijos

Virtudes: 11 - Espíritu de servicio

Virtudes: 9 - Educar la generosidad no es perder el tiempo